>

lunes, 5 de mayo de 2008

Entrevista a Manuel Morini (Gustavo Amézaga) - Segunda Parte

15. ¿Cómo realizabas los guiones de personajes de otros autores y qué enfoque le dabas a cada uno de ellos?
Hay muchas manera de hacerlo. Por ejemplo, un autor de telenovelas me dijo que le continuara una tira diaria de 120 episodios de los cuales él ya había escrito 60. No hay problema. Dame los sesenta que escribiste. No los tengo, solo los tres últimos. Te cuento un poco de qué la va y te las arreglás vos. Existía un solo error que no debía cometer. Hablar del pasado de los personajes, que no conocía. Podría llegar a convertir una telenovela de amor en un thriller surreal. Salió bastante bien.

Con la historieta en cambio, particularmente con personajes anclados en el imaginario popular, como Nippur de Lagash, por ejemplo, es algo más complicado. En principio hay que ser lector de ellos. Ahí había story editor. Sólo los últimos años los correctores conservaban una ficha con los datos más recientes del personaje, no para asistir a los guionistas, sino para no equivocarse ellos. Para seguir con el caso de Nippur, su primer episodio apareció en 1967, cuando yo tenía siete años, de modo que era imposible haberlos leído a todos. El gran archivo de volúmenes sólidos, pesados, encuadernados a mano, de cuerina roja y a veces verde, con letras repujadas en oro resultó un verdadero paraíso. Allí estaba la verdadera historia de Columba. Absolutamente todo. Ordenados por títulos y personaje. Los devoré todos, en la oficina, en casa, en el bus. Volvía luego a colocarlos allí donde estaban como si nadie lo hubiera tocado. Más tarde me hice hacer yo mismo un archivo privado.
Ahora bien, esto de conocer a fondo la temática del personaje, estaba bien. Pero existía un segundo imperativo. El de construir el guión suplente con estructura circular, es decir, el personaje debía vivir una aventura en el marco de la saga pero el plot principal debía cerrarse al fin del episodio. Tengo la impresión de que todos aquellos que hicimos ese trabajo salimos de él con cierta dignidad.
16. ¿Cómo se ha reflejado tu vida como artista en tu obra, tanto en los personajes como en las historias?
A menudo uno recrea situaciones vividas, particularmente las emocionales. Está claro que no soy un guerrero, ni agente secreto, ni viajo en el tiempo. Sin embargo, uno suele bajar línea a sus personajes. Al menos con los que se identifica, los principales actantes de la historia. Esto es común entre los narradores. Buscamos todo el tiempo disparadores a nuestro alrededor. Miramos. Espiamos sin que lo adviertan, a cara limpia. Apostaría a que para ser efectivo hay que haber sabido vivir más que haber aprendido a escribir. No me malentiendan. Apruebo la enseñanza clásica. Combinada con la experiencia puede dar buenos resultados.
17. Como creador y artista, ¿cuál es él o los personajes que más valoras?
Teniendo en cuenta que la pregunta siguiente es más puntual, yo diría acá que más que personajes, valoro personalidades. Muertos y vivos. Y Gracias a Dios, conozco a varios vivos.
18. Háblanos de la vida de tus pérsonajes, desde cómo se originan, sus historias/aventuras, si se relacionan y qué significan para tí como parte del proceso creador y formativo.
Todos tuvieron orígenes diferentes. Crazy Jack, por ejemplo, fue el mágico encuentro con Ruben Meriggi en una etapa de Columba de bastante libertad. Queríamos hacer cyberpunk. Nos fijamos en Mad Max y le cambiamos algo. Pero el fuego empezó en Ruben. Veía sus posibilidades no ya como dibujante, que es de primera línea, sino como diseñador. Iba creando y creando maravillas fantásticas más allá de lo que marcaba mi guión. De modo que tenía que correr detrás de él para hacerle hacer lo que él había visto antes que yo. Realmente unos años maravillosos. No recuerdo cuántos episodios hicimos juntos, pero fué casi una década. Con altos y bajos. En un momento, Ruben empezó a ganar más trabajando para Skorpio-Eura, por lo que a veces Crazy quedaba relegado a un segundo lugar y yo lo entendía perfectamente. Vamos a sacarle lo más que podamos en estas circunstancias, siempre me dije.


Khrysé, otro personaje que quedó bastante redondo, nació de otro modo. Por aquel entonces, Ramón Columba había retomado la dirección de Arte. Controlaba todo lo que se publicaba y hasta daba directivas sobre cómo debían ser los personajes que él quería crear. Crazy estaba temporalmente freezado. Le llevé entonces un artículo sobre una hermosa y joven espía que se había involucrado en varios escándalos políticos. Le dije que me gustaría hacer algo así y a él también. Lo bautizó Khrysé por el voluptuoso peronaje de una novela de Pierre Lüys. Me gustó el nombre. Entonces me dijo: “Ahora vaya y hágalo.” Duró setenta y dos episodios y Ramón jamás me dió una indicación sobre la trama. Creo que, además, le gustaba, aunque jamás me lo dijo explícitamente. También fue diferente a Crazy la construcción psicofísica del personaje. Ya estaba conversada de antemano con Alfredo Falugi. Ya sabía que su especialidad era dibujar lindas chicas, razón que la convirtió en una serie llena de glamour y aventura. Como dijo, quizá despectivamente, un lector italiano, es James Bond mujer. Acertó.
19. ¿Cómo valoras tu participación en el desarrollo y la evolución de los siguientes personajes: Nippur, Dax, Crazy Jack, y qué momentos más resaltantes o memorables tienes de ellos?
En relación a los más o menos 300 episodios de Nippur, mi participación ha sido poca. A pesar de haber escrito una treintena, es solo un diez por ciento. En Dax, me ocupé de toda una segunda temporada, menor a la primera hecha por Robin. En Crazy mi participación fue total, como lo exliqué más arriba. Debo también agregar Dago, personaje al que escribí varios guiones suplentes en Columba, durante su publicación mensual. Gracias a ello, Robin me convoca, junto a Ricardo Ferrari a escribir los libros mensuales para Italia. En
el presente, Dago es publicado por Eura Editoriale de diferentes maneras. Existe un semanal, escrita por Robin Wood y dibujada por Carlos Gomez. El principal. Ahí no intervengo. Ferrari y yo nos encargamos del mensual. Un comic-book de 96 páginas unitario. Dago ya es un personaje ricamente desarrollado por Robin, es decir, está casi todo hecho. No tengo más que imaginar una nueva aventura para él. En cierto modo, estas dos vías paralelas del personaje se enriquecen mutuamente. Y los momentos memorables. Muchos ocurren durante tu contacto con el público. A pesar de ser reservado y casi no asistir a ferias, en las pocas que fui he sido recibido con mucho afecto, Hasta hubo una banda de rock llamada Crazy Jack, con la cual Meriggi y yo nos comunicamos y nos atendieron con reservas creyendo que queríamos cobrarle por la marca. Cuando entendieron que no había nada más lejos de ello, nos invitaron a un concierto. Otro de esos momentos fue hace apenas unos días. Un encuentro con Alfredo Grassi. Guionista de Columba, novelista, fundador de la Escuela de Cine del Instituto Nacional. Colega durante treinta años. Alias, Sir William Woolrich, alias Gian Galeazzo Bruno, y decenas de alias más. Encuentro el cual documento con la fotografía que les adjunto. Teníamos tantas cosas que contarnos que no alncazó el tiempo.
20. ¿Cual sería tu balance del desarrollo y la evolución de la historieta argentina, sudamericana, etc. y tu participación de este proceso?
Puedo hablar del desarrollo en Argentina. Desde hace más de cincuenta años que viene evolucionando. Ocurre que hoy estamos atomizados. Los autores y dibujantes han buscado mejores puertos, como Estados Unidos y Europa. Muchas de esas páginas están hechas por argentinos, pero no es historieta argentina. Aquí hay esporádicos rebrotes de cosas previamente publicadas fuera, por no dar el presupuesto para producir. Uno de estos últimos, al que le deseo larga vida, es la revista Magma, de Thalos Editorial, con la cual colaboro. Respecto a mi participación en este proceso, yo hablaría mejor globalmente, de toda mi generación. Vivimos los últimos momentos de esplendor. Eso nos ha enseñado que los mercados son oscilantes y podemos resistir las malas épocas, apretando los dientes y reinventándonos trabajo. Estamos vivos y produciendo. Existe, además, otra generación que viene pujando detrás. No importan los estilos. Comic, manga o gauchos. Ahí están.
21. ¿Cuáles son los proyectos (personales, obras) que tienes en proceso de desarrollo?
No daría a basto enumerarlos. Ocurre que, por experiencia propia, puedo decir que germina uno de cada cien. Infinidad de guiones para cine, desde luego. Y particularmente la creación y gestión de una consultora de comunicación audiovisual, junto a un grupo de guionistas talentosísimos y premiados como Christian Busquer. También hay por ahí una novela que han prometido publicarme. Y otra en lento proceso de escritura. Ambas policiales.
22. ¿Cómo se conjuga la actividad artística con tu desempeño en lo cotidiano?
Lo cotidiano para mí es la actividad artística y sus convergentes. Paso el día investigando, leyendo, viendo, construyendo y escribiendo.
23. ¿Qué actividades y objetivos personales y cómo artista desearías realizar en los siguientes años?
Como decía, tengo una novela en vías de ser publicada. Otra en vías de ser terminada y muchas en la cabeza. Me gustaría empezarlas, terminarlas , publicarlas y -no por último, menor- venderlas. Es un proceso arduo. A la vez, tengo especial confianza en la Consultora, la cual por problemas técnicos aún no funciona a full, pero lo va a estar en pocos meses. Gambito Ideas brinda servicios de doctoring, consulting, polishing y escritura para guiones de comics, televisión, documentales y cine, con alcance hispanoparlante. Y, como siempre, mi principal objetivo coincide con el de muchos. Ser feliz, sin necesidad de hacerle daño a nadie. Compartiendo con los míos deliciosos momentos. Dicen algunos que el secreto no reside tanto en encontrar como en seguir buscando.

Abril 2008

4 comentarios:

Palbo dijo...

Estamos jugando al ajedrez.

Yo muevo tus piezas y vos movés las mías.

Entonces, ¿por qué son "tuyas" tus piezas y "mías" las mías?

Estamos viviendo.

Anónimo dijo...

Muy bueno el blog
y la entrevista estuvo muy buena ahora ya se me salio la duda de porque Gustavo escribia algunos episodios de dago
por favor ssigan asi q esta muy bueno para todos los lectores de la ya olvidada editorial columba
los saluda una lectora de 13 años,q se leyo todas las revistas gracias a su papa

Club Play dijo...

te hago llegar por este post la dirección del blog de PYTHON (personaje de la revista EL TONY) que se está por editar nuevamente.
En el blog está el "día a día" de este proyecto.

http://pythonregresa.blogspot.com/

Cualquier cosa, data o lo que necesites, avisame.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Grande, Manuel Morini. Robin Wood lo retrata en su personaje de Mirini en Mi Novia y Yo. Un genio, ambos. Gracias por publicar la nota.
Ramon